Endodoncia

El endodoncista es el especialista en hacer lo que conocemos como “matar un nervio”.

Cuando, normalmente por una caries, se infecta el tejido que hay en el interior de los dientes, será necesario limpiar estos conductos, retirar este tejido  infectado y rellenar los conductos con un material inerte para lograr un buen sellado. De esta forma evitamos que la infección progrese, pueda pasar al hueso o incluso a partes blanda haciendo un flemón.

Debemos tener en cuenta que cuando matamos un nervio de un diente que se ha infectado, estamos intentando salvar (dar una segunda oportunidad) a un diente que tarde o temprano daría clínica y deberíamos extraer. Por este mismo motivo requiere un seguimiento clínico y radiológico, para ver la respuesta al tratamiento efectuado y, en el caso que no evolucione bien, poder aconsejar la actitud a adecuada a  tomar.

La tarea del endodoncista es extraordinariamente meticulosa. Sólo así conseguiremos los mejores resultados. Nunca sin embargo puede darse una garantía absoluta de éxito. A pesar de esta afirmación, es el mejor especialista para llevar a cabo endodoncias complejas. Y su criterio y experiencia nos permitirá seguir luchando por su diente natural, hasta donde sea posible