Implantología

Una cirugía oral muy específica es la implantológica.

La implantología  rehabilita los dientes perdidos a través de implantes dentales. Existe una primera fase quirúrgica que consiste en la colocación de los implantes dentales dentro del hueso, y una segunda fase que es la protésica. Las situaciones que requieren implantes dentales son muy variadas porque el número de dientes perdidos, y por lo tanto el hueso perdido, es distinto.

Si la cantidad y calidad de hueso es favorable, se realiza una única cirugía para colocar el implante. Después de colocar el implante, en el tratamiento estándar, nos esperamos unos 2-4 meses hasta llevar a cabo la rehabilitación protésica.

En casos seleccionados, podemos realizar la rehabilitación protésica sin esperar este tiempos. Hablamos de implantes con carga inmediata, sean unitarios, de un sector o de toda una arcada dental.

Cuanto más tiempo hace que se ha perdido un diente, más pérdida ósea se ha producido, y por lo tanto, más dificultades habrá para colocar el implante. A veces deberá practicarse más de una cirugía. Una primera para restituir el hueso perdido, mediante injertos óseos o mediante distracción ósea, y una segunda para colocar los implantes.  Son tratamientos más largos.

Otras veces deberá buscar hueso sólido en zonas anatómicas vecinas, a través del uso de implants específicos para estos casos. Es el caso de los implantes pterigoidales y cigomáticos.

Los implantes inmediatos son aquellos que colocamos dentro del hueso inmediatamente después de efectuar una exodoncia. No se pueden ofrecer en todos los casos.

La cirugía guiada también tiene su espacio. Se puede ofrecer en casos que no requieran injertos  óseos y permite realizar una cirugía sin incisiones ni puntos, habiendo previsto exactamente en se colocará una vez finalizada la cirugía.

El especialista valorará vuestro caso y os aconsejará respecto las distintas opciones de tratamiento implantológico.